Sus resultados de búsqueda

Come bien para tener un cerebro exitoso

Publicado por CMS inmobiliaria on noviembre 4, 2019
| 0

¿Sabes cómo puede influir la alimentación en el funcionamiento de tu cerebro? Aunque no lo parezca está totalmente relacionado nuestra forma de alimentarnos, nuestros horarios de ingesta, incluso la forma de comer con el funcionamiento de nuestro organismo. El cerebro como comandante en jefe de nuestro cuerpo necesita dar las ordenes correctas y para ello necesita materia prima de calidad, el resto de alimentos no aportan tanto lo que nuestro cuerpo necesita para ser eficientes. 

APRENDER A COMER SANO Seguro que estas harta/o de escuchar que es muy recomendable comer sano, pero habría que preguntarse qué es comer sano para cada uno de nosotros.

Y es que no es lo mismo pesar 60kg que 120 kg o tener un nivel de actividad física a diario que otra.

Una de las primeras cosas que influyen positivamente en nuestro cerebro y en nuestro cuerpo, es que cuando comemos bien, y con eso me refiero, a los nutrientes necesarios para un buen desarrollo, dormimos mejor, el sueño es mucho más reparador, por consiguiente, el funcionamiento cerebral nocturno es menos estresante… y si dormimos bien, al día siguiente posiblemente seamos más eficientes.

Ahora bien, ¿Qué tenemos que conocer para llevar una alimentación saludable y comer sano?

 

1. Nutrientes y Cantidades. Al margen de la típica pirámide nutricional que estamos acostumbrados a ver, hay que tener en cuenta los tipos de nutrientes que encontramos en nuestra dieta, así como las cantidades de cada ración.

 

2. Alimentación duradera en el tiempo. Aclarar que no estamos hablando de dietas de adelgazamiento ni dietas hipocalóricas, ni dietas para crear masa muscular…, sino de una alimentación duradera en el tiempo y de manera normalizada.

En nuestra dieta encontramos tres tipos de nutrientes básicos: hidratos de carbono, proteínas y lípidos.

 

3. Equilibrio Hemos de encontrar un equilibrio en nuestra ingesta en cuanto a hidratos de carbono, proteínas y grasas. Los alimentos que contienen estos nutrientes podemos llamarlos alimentos base, es decir, que son esenciales para nuestro organismo.

A) Hidratos de Carbono. Los hidratos de carbonos deben suponer entre el 55-60% de la ingesta energética total, de tal forma que más del 45% corresponda a hidratos de carbono complejos y menos del 10% a hidratos de carbonos simples, con un consumo de fibra superior a 25 gramos al día.

Tienen la función de aportar energía al organismo, de hecho, el sistema nervioso necesita de la glucosa derivada de estos hidratos de carbono para un buen funcionamiento.

B) Proteínas. Las proteínas han de suponer entre el 12 -15% de la ingesta energética total y es importante que de estas proteínas el 50% sean de origen animal y el otro 50% de origen vegetal. Son las encargadas de la construcción de tejidos, tanto en proceso de crecimiento como de renovación, y también las necesitamos para crear nuestras propias proteínas.

C) Lípidos. Los lípidos han de suponer el 25-30% de la ingesta energética total. Forman parte del tejido de las membranas celulares, acumulan tejidos de reserva que protegen los órganos internos y mantienen a una temperatura regular.

 

4. Cantidades recomendadas: En cuanto a las cantidades recomendadas, procura que no sean excesivas, ten en cuenta tu nivel de actividad física, puesto que el desgaste será menor si trabajas en una oficina que si trabajas de mozo de almacén. El comer en exceso a priori nos puede provocar una sensación de satisfacción agradable pero a la larga arrastraremos cansancio por el sobre esfuerzo de nuestro organismo.

Todos los alimentos que podamos consumir que sean de base de estos tres nutrientes serán mucho más beneficiosos para nuestro organismo en general y en concreto para nuestro cerebro, como comandante en jefe del cuerpo, enviará las ordenes correctas sin un sobre esfuerzo ni tantas horas extras hacia los órganos que se encargan de la digestión.

Nuestro cuerpo en el fondo es una máquina de digerir, la alimentación es su gasolina y los órganos están preparados para ello, eso sí tienen también su desgaste con el paso de los años, con lo cual, si conseguimos el hábito de llevar una alimentación sana, ese desgaste podemos retrasarlo con el objetivo de llegar a una edad con un funcionamiento óptimo de nuestras funciones.

Por otro lado, seguramente hayas oído hablar de los alimentos procesados y que no son muy saludables.

 

5. ¿Conoces la diferencia entre alimentos procesados y ultra procesados?

A) Alimentos procesados: Los alimentos procesados, la mayoría son muy saludables, son alimentos que llevan una mínima conservación como puede ser el jamón serrano, las alubias ya cocidas, algunas latas de conserva, etc., que te ofrecen una alternativa saludable para tu día a día, o para comidas fuera de casa.

B) Alimentos Ultraprocesados: Los alimentos ultra procesados son aquellos en los ingredientes son mucho más que la materia prima base, que el nutriente esencial, por ejemplo, la bollería industrial, la comida rápida, los platos preparados, cacaos, zumos, algunos embutidos, algunos panes.

Este tipo de alimentos son adictivos por el nivel de azúcar que llevan, ya que la sensación que sentimos al consumirlos activa los centros de placer del cerebro y este que siempre quiere ahorrar energía y le gusta llevar la razón hará todo lo posible para que este consumo se repita.

Además de activar los centros del placer, nuestro organismo trabaja horas extras en el proceso de digestión de estos productos, aunque no notes nada, pero a la larga esto se notará en el desgaste propio de los órganos, por no hablar de las futuras enfermedades que podemos desarrollar si existe un consumo excesivo de este tipo de alimentos.

Puede que esto sea un cambio de hábitos importantes en tu día a día, por lo que deberás encontrar una motivación para esto, una motivación interior que te proporcione un convencimiento consciente para el cambio.

Si me permites un consejo, no lo hagas todo a la vez, no puedes comerte una vaca en un solo día.

En resumen, si mejoramos nuestra alimentación, mejorará nuestro funcionamiento cerebral y por lo tanto seremos mucho más eficientes… solo un dato que avala esta afirmación: La vitamina B12 es la encargada entre otras cosas del desarrollo neuronal y esta vitamina se encuentra en carnes, huevos y pescados.

Dale una vuelta a todo esto y decide.

 

Sonsoles Aguado

Coach certificada CAC

Comparte esta entrada:

Dejar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparar listados

Abrir chat
Hola, como te llamas?

relta