¿Qué es la intermediación inmobiliaria?

Desde que internet ha puesto al alcance de cualquiera una amplia oferta de viviendas, plazas de garaje y oficinas, contar con una persona que represente los intereses del comprador o del vendedor no es necesario.
Aún así, todavía hay muchas personas que recurren a la intermediación inmobiliaria, es decir, contar con una persona o agencia que haga de intermediaria entre el comprador y el vendedor.

La intermediación inmobiliaria se define como servicio prestado por profesionales que conocen el sector, sus procedimientos y que aportan la experiencia para asesorar a las personas involucrados, tanto compradores como vendedores.

Podríamos definir este contrato de intermediación inmobiliaria como un documento orientado a que una de las partes (agente) busque y facilite la localización de un posible comprador por encargo de una persona que desea vender una propiedad.

Es importante que seamos conscientes de que el agente inmobiliario, en ningún caso, es representante legal ni está capacitado para realizar la venta en nombre del propietario de la vivienda, local, oficina o plaza de garaje. Su misión, y por ello cobra unos honorarios de intermediación inmobiliaria, es la de acercar a dos personas (comprador y vendedor) que no quieren o no pueden dedicar tiempo a estas tareas.

El reconocimiento de honorarios de intermediación inmobiliaria

Por este trabajo de acercamiento entre comprador y vendedor, que lleva mucho tiempo realizar y que requiere de conocimientos específicos, el agente inmobiliario recibe unos honorarios de intermediación inmobiliaria. La pregunta que todos nos hacemos no es si el agente inmobiliario o la agencia merecen o no cobrar por su trabajo, eso está claro. La pregunta es, ¿Cuándo se deben cobrar estos honorarios?. ¿Cuando se firma el contrato de arras ? ¿Cuando se formaliza la venta en el notario? Es difícil responder a esta pregunta, porque no todos los profesionales proceden igual. La casuística es infinita. Compradores que cambian de opinión, vendedores que se retiran, personas que no se ponen de acuerdo y dilatan el proceso… y mientras tanto, el agente inmobiliario sin cobrar los honorarios por el trabajo realizado.
El reconocimiento de honorarios de intermediación inmobiliaria debe quedar siempre claro, tanto para el comprador, como para el vendedor, como para el agente.

Insistimos mucho en este punto porque los malentendidos están a la orden del día. Hay muchas personas que no tienen claro lo que significa y los honorarios de intermediación inmobiliaria pueden significar una parte muy importante de la operación. Para evitar perder los honorarios, los especialistas legales aconsejan dejar un rastro de pruebas que sirvan para reclamar en caso de que el propietario se niegue a pagarlos.

compartir
whatsapp
telefono


Sobre Nosotros

Somos CMS
Sala de Prensa
Trabaje con Nosotros
Blog

Servicios

Vender

Ayuda

Preguntas Frecuentes
Quieres que te llamemos
Atención al cliente
Contacte con Nosotros