Sus resultados de búsqueda

Hemos sido atacados. El » Cisne Negro «

Publicado por CMS inmobiliaria on marzo 23, 2020
| 0

Los expertos clasifican las crisis en tres grandes grupos: crisis financieras (el dinero deja de circular o pierde su valor por la falta de confianza en el sistema), crisis de activos (burbujas que revientan) o un cisne negro ( acontecimiento imprevisto y devastador como una guerra, una sequía, una catástrofe natural, o una epidemia).

 Todas las crisis tienen cosas en común, pero también sus peculiaridades y diferencias. A las crisis, a los economistas que deberían prevenirlas y a los políticos que tienen que afrontarlas se les podría aplicar la típica crítica que se hace a los ejércitos y a los militares: que están perfectamente preparados para afrontar la guerra, pero la anterior, no la actual.

 Los expertos clasifican las crisis en tres grandes grupos: crisis financieras (el dinero deja de circular o pierde su valor por la falta de confianza en el sistema), crisis de activos (burbujas que revientan) o un cisne negro ( acontecimiento imprevisto y devastador como una guerra, una sequía, una catástrofe natural, o una epidemia). Al margen de cómo se originen las crisis, los mecanismos de transmisión y retro alimentación suelen ser parecidos: las bolsas se derrumban, las inversiones se detienen, los bancos restringen el crédito a las empresas descontando anticipadamente su caída de resultados o la insolvencia, y el consumo disminuye radicalmente porque los ciudadanos pierden su empleo o prefieren ahorrar y no gastar, a la espera de que la situación se normalice. La compra de vivienda sufre especialmente, y con ella el negocio inmobiliario, en la medida en que es consumo, pero también es inversión, y por lo tanto sufre por dos motivos diferentes que se solapan de forma perversa.

1. Esta crisis del coronavirus

 Por lo que ya sabemos, la crisis del coronavirus (un cisne negro que ha mandado a la basura las previsiones económicas a corto plazo y amenaza en menor medida las de medio y largo) es una crisis sanitaria grave, pero que se puede contener (a lo bestia como en China o por la cultura social e higiene de sus habitantes como en Japón, Corea del Sur o Singapur). Va a impactar directamente y en gran medida al sector turístico, al transporte de viajeros y a la restauración. Debería comportarse como una crisis en V, con una caída vertical y una recuperación igualmente acelerada después de un período corto de tiempomarcado entre la expansión y la remisión de la pandemia . Si toda la población al unísono se quedara encerrada en casa 15 días de verdad, el virus no encontraría forma de transmitirse y solo quedarían para ser atendidos en los hospitales la gente que hubiera enfermado previamente. De hecho, sería algo parecido a un mes de agosto, que la gente pasaría en el sofá en vez de en la hamaca. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero China y otros países están ahí para demostrar que el distanciamento social y la reclusión casera funciona. Desgraciadamente, en los países mediterráneos, veremos probablemente una crisis en U, con un alargamiento del problema por la falta de disciplina de los ciudadanos y la ausencia de credibilidad de algunos líderes.

2. La crisis del coronavirus y su incidencia en el sector inmobiliario

 Te contamos la crisis del coronavirus en el sector inmobiliario. Al contrario que en el sector turístico, en el que una cama no ocupada, es una facturación perdida y difícilmente recuperable, en el sector de la compraventa de inmuebles, podemos afirmar con prudencia el siguiente principio: en una situación demográfica dada y con un marco financiero y legal estable, la oferta y demanda de inmuebles no se crea ni se destruye , solo se ralentiza. Y afecta a los precios solo si la crisis es larga y profunda. Lo hemos comprobado en la Gran Recesión y otras crisis más cortas. El aumento del empleo a partir del 2014 ha disparado la compra de vivienda. Los factores que influyen realmente en el mercado inmobiliario son:

 a) La pirámide poblacional

 b) La formación de hogares

 c) La situación del empleo

 *Al margen del contexto de financiación hipotecaria y su entorno legal.

3. La evolución previsible

 A partir de los datos de que se dispone en estos momentos y de cómo reacciona el sector inmobiliario ante situaciones de crisis similares, los inmobiliarios deberían armarse de paciencia, no tomar decisiones precipitadas e irreparables, y confiar en que la demanda y oferta ralentizada se recuperará en el segundo o, como máximo, tercer trimestre de este año

 Y no deben de olvidar aquello que se repitió (a veces demasiado) durante la Gran Recesión: las crisis son sinónimo de oportunidad.

 Y apropósito de oportunidades, estas son algunas que, en mi opinión se van a presentar para tu negocio, en estos tiempos del coronavirus

 Texto cedido por Dionisio Escarbajal, amigo y gran profesional inmobiliario con 40 años de experiencia.

Comentarios de Cristina Moriones ( Gerente y Ceo de Cms Inmobiliaria) a la situación actual. 

 Somos seres vulnerables, tan menudos, débiles, tan débiles que por una bacteria, por un ser microscópico nos confinan en casa, que por un ataque biológico a la vista está, provocado seguramente por intereses políticos internacionales y económicos de alguna farmacéutica nos tiene a todos en un vilo.

 Con ataque directo a la población más desfavorecida y vulnerable, ese colectivo que tiene en la piel marcado el tatuaje a fuego de una postguerra en muchos casos, no merece vivir esto.

 Somos una mota de polvo, la debilidad del Universo. Contrasentido humano ante un poder tan grande como el que alberga en nuestro interior, nuestra mente, capaz de mover montañas, de autosanarnos , de cumplir con resiliencia y fuerza de voluntad cualquier propósito titánico.

 La confluencia de cuerpo, razón, corazón y alma que ya descubrieron «Los Clásicos» es la antítesis del mismo ser humano. El miedo, ese invento humano para sobrevivir que es el sentimiento más antigüo desde la misma creación humana nos aborda continuamente y más en esta situación mundial actual.

Esta actitud grupal de manada satánico nos va a comer, mas que si de la bacteria se tratara, pues bien, calma, quietud, moderación, templanza, unión, amor y sentido común más que nunca. Todo pasa, vereis como en cuanto los valores bursátiles estratégicos estén comprados por una de las potencias mundiales que ya podeis adivinar cual és, el virus se esfumará como de una estrella fugaz se tratara. Maniobra que ya informo está prácticamente consumada. ¿Dónde está nuestro sentido común ?  ¿Vamos a permitir que nos dominen por intereses puramente políticos?

 ¿Os dejaréis abordar por el miedo? ¿ese pensamiento limitante que te coarta de libertad? Aprovecha esta pequeña etapa para reflexionar, para bucear dentro de tí, en analizarte a tí mismo, haz un parón en seco y piensa en las personas y en tu alrededor, son tiempos de Humanizarte.

 Sé tu mayor estratega, ¡colócate! ¡reinvéntate! mejórate a ti mismo o mejora la estrategia de tu negocio o la de tu empresa. Reflexiona cual va a ser tu futuro y cómo vas a colocarte frente a él. Investiga, ensaya, prueba y error, fracasa, porque estarás mucho más cerca del éxito.

 Lección más que evidente los 27 años de cautiverio para Nelson Mandela convertidos en Universidad.

 Fornido deportista donde hacía ejercicio cada día en un espacio reducido de no llegaba a 4mts2.

 Mandela: 27 años de cautiverio que trasformaron a un líder

 «La celda es el lugar idóneo para conocerte a ti mismo. Me da la oportunidad de meditar y evolucionar espiritualmente«, dejó escrito Mandela en uno de sus archivos más privados.

 Para Mandela y sus amigos, la prisión fue una universidad. Un amigo le preguntó en una ocasión cómo había hecho para dejar de ser el machista redomado que era de joven y convertirse en defensor de los derechos de la mujer. Respondió que en la cárcel tuvo tiempo para leer y pensar.

 «Yo era un joven agresivo y arrogante. Mis 27 años de cárcel me hicieron comprender lo importante que es la tolerancia. Que no hay tiempo para la amargura, sino para la acción». Mandela aprovechó la estancia en la cárcel para erigirse en el primer presidente negro de Sudáfrica: «La celda es el lugar idóneo para conocerte a ti mismo. Me da la oportunidad de meditar y evolucionar espiritualmente», escribió en una carta a su mujer, Winnie Mandela, desde la cárcel de Kroonstad.

 Nelson Mandela fue encarcelado en la prisión de Robben Island, donde permaneció durante dieciocho de sus veintisiete años de presidio. Mientras estuvo en la cárcel, su reputación creció y llegó a ser conocido como el líder negro más importante en Sudáfrica.

 En prisión, él y otros realizaban trabajos forzados en una cantera de cal. Las condiciones de reclusión eran muy rigurosas. Los presos políticos eran separados de los delincuentes comunes y tenían menos privilegios. Mandela, como prisionero del grupo más bajo de la clasificación, sólo tenía permitido recibir una visita y una carta cada seis meses.

 Mientras estuvo en la cárcel Mandela estudió por correspondencia a través del programa externo de la Universidad de Londres, obteniendo el grado de Licenciado en Derecho.

 En marzo de 1982 Mandela fue transferido de la isla de Robben a la prisión de Pollsmoor, junto con otros altos dirigentes del ANC: Walter Sisulu, Andrew Mlangeni, Ahmed Kathrada y Raymond Mhlaba.

 En febrero de 1985 el presidente Botha ofreció la liberación condicional de Mandela a cambio de renunciar a la lucha armada. Mandela rechazó la oferta, haciendo un comunicado a través de su hija Zindzi: «¿Qué libertad se me ofrece, mientras sigue prohibida la organización de la gente? Sólo los hombres libres pueden negociar. Un preso no puede entrar en los contratos.»

 La primera reunión entre Mandela y el Partido Nacional llegó en noviembre de 1985. Durante los próximos cuatro años, tuvieron lugar una serie de reuniones que sentaron las bases para futuros contactos y negociaciones.

 En 1988 Mandela fue trasladado a la prisión Víctor Verster, permaneciendo allí hasta su liberación en febrero de 1990 hasta convertirse enPresidente de Sudáfrica.

 » TOUCHÈ » sin más.

 Convierte tu castillo familiar en tu mejor universidad.

 Son tiempos de cambio.

Cristina Moriones.

Comparte esta entrada:

Dejar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparar listados

Abrir chat
Hola, como te llamas?

relta